ES

Elecciones legislativas de Argentina de 1997

Las elecciones legislativas de Argentina de 1997 se realizaron el domingo26 de octubre para renovar 127 de las 257 bancas de la Cámara de Diputados, cámara baja del Congreso de la Nación Argentina, para el período 1997-2001. Fueron las primeras elecciones legislativas de medio término que se celebraban tras la reforma constitucional argentina de 1994, y también fueron las penúltimas elecciones bajo el gobierno del justicialista Carlos Menem.[1][2] Tuvieron lugar al mismo tiempo que las elecciones para gobernador de la provincia de Corrientes, único distrito del país que renovó su poder ejecutivo.

 1995    1999 
Elecciones legislativas de 1997
127 de los 257 escaños de la Cámara de Diputados
Fecha Domingo26 de octubre de 1997
Tipo Legislativa
Período 10 de diciembre de 199710 de diciembre de 2001

Demografía electoral
Población 35,833,965
Hab. inscritos 23,198,858
Votantes 18,472,741
Participación
 
79.63 %  2.5 %
Votos válidos 17,251,484 (93,39%)
Votos en blanco 958,676 (5,19%)
Votos nulos 262,219 (1,42%)

Resultados
Alianza
Votos 8,097,301  10.6 %
Diputados obtenidos 63  12
 
46.94 %
Partido Justicialista
Votos 6,274,385  25.1 %
Diputados obtenidos 50  18
 
36.37 %
Acción por la República
Votos 662,403  
Diputados obtenidos 3  
 
3.84 %
Fuerza Republicana
Votos 247,129  106.7 %
Diputados obtenidos 2  1
 
1.43 %
Partido Demócrata de Mendoza
Votos 228,291  99.2 %
Diputados obtenidos 2  1
 
1.32 %
Partido Nuevo
Votos 223,668  
Diputados obtenidos 2  
 
1.30 %
Izquierda Unida
Votos 181,956  
Diputados obtenidos 0  
 
1.06 %

Resultado y diputados por distrito

Composición del Cámara de Diputados
  118   PJ  114   Alianza  3   AR  3   FR  3   PDM  3   UCEDE  3   PAL
  2   PANU  2   PDP  2   MPN  2   MOPOF  1   MPJ  1   PDJ


Presidente de la Cámara de Diputados

El oficialismo llegó a las elecciones profundamente debilitado por el deterioro repentino de la situación económica a partir de 1996, luego de varios años de prosperidad relativa. Además, la oposición comenzó a reorganizarse luego de la aplastante derrota sufrida en 1995. El partido político más antiguo del país, la Unión Cívica Radical (UCR) había quedado en tercer lugar por primera vez en su historia en las anteriores elecciones contra el nuevo Frente País Solidario (FREPASO), coalición de partidos de centroizquierdaprogresista que había alcanzado el segundo lugar. Ambos partidos fueron derrotados debido al contrapeso mutuo, por lo que comenzaron a discutir la formación de la coalición, cuyo nombre fue Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación (abreviado simplemente como La Alianza). De cara a las elecciones legislativas, la UCR y el FREPASO no lograron resolver el escenario provincial a tiempo y solo pudo consolidarse con éxito en once de los veinticuatro distritos electorales (diez provincias y la ciudad de Buenos Aires). En los trece distritos restantes, el FREPASO y la UCR presentaron listas separadas.

Estas elecciones, sin embargo, marcaron el ocaso político del menemismo, dominante de la vida política argentina durante casi una década. La Alianza opositora obtuvo una aplastante victoria con casi el 47% de los votos y 63 de los 127 escaños en disputa. El oficialista Partido Justicialista (PJ) enfrentó su primera derrota electoral desde 1985, y su tercera derrota en general, con el 36% de los votos y 50 diputados. Los comicios mostraron el retorno del bipartidismo a la política argentina, con Acción por la República, partido del economista Domingo Cavallo, quedando en un tercer lugar muy débil con solo el 4% de los sufragios y 3 diputados. De este modo, el menemismo perdió su mayoría legislativa, aunque conservaba la mayoría simple. Estas elecciones fueron consideradas un punto de inflexión para el Partido Justicialista, puesto que a pesar de que ya había sufrido dos derrotas electorales (en las elecciones presidenciales y legislativas de 1983 y las legislativas de 1985), esta era la primera vez que el peronismo perdía una elección nacional estando en el gobierno.[3]

Habiendo ganado en casi todos los distritos en 1995 por el contrapeso mutuo de la oposición, tan solo dos años después el PJ solo ganó en nueve de los veinticuatro distritos. El desplome del oficialismo se notó en el hecho de que el radicalismo y el frepasismo lograron ganar por sí solos en cinco de las trece provincias donde la Alianza no se configuró. La UCR logró imponerse en Catamarca, Córdoba, Río Negro, y Chubut, mientras que el FREPASO triunfó en Neuquén. La Alianza triunfó en Capital Federal, en la provincia de Buenos Aires (siendo la mayor derrota justicialista de la jornada, al tratarse de un bastión del duhaldismo), Chaco, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe. El PJ ganó en La Pampa, La Rioja, Formosa, Jujuy, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Santa Cruz, Salta, y Tierra del Fuego. En Mendoza, Tucumán, y Corrientes, triunfaron fuerzas conservadoras de carácter provincial (el Partido Demócrata de Mendoza, Fuerza Republicana y el Partido Nuevo, respectivamente).

. . . Elecciones legislativas de Argentina de 1997 . . .

Carlos Menem, del Partido Justicialista (PJ), había llegado a la presidencia cuando Argentina se encontraba en medio de un proceso hiperinflacionario entre 1989 y 1990. Aunque había ganado las elecciones haciendo una campaña de corte populista, y su candidatura fue apoyada por fuerzas de izquierda y centroizquierda, Menem implementó políticas económicas de corte neoliberal basadas en los principios establecidos por el Consenso de Washington, iniciando una campaña de privatizaciones a gran escala. El 27 de marzo de 1991, a fin de controlar la desenfrenada inflación, se decretó la Ley de Convertibilidad del Austral, que establecía una paridad entre el dólar estadounidense y el peso argentino.[4] Estas políticas ayudaron a generar una prosperidad relativa, aunque los conflictos laborales se incrementaron dramáticamente a partir de 1992, mientras el gobierno diluía las leyes laborales básicas, llevando a menos horas extras y un aumento del subempleo y la desocupación.[4] Esto motivó una ruptura interna dentro del PJ, fundado en 1947 por Juan Domingo Perón como una expresión de los movimientos obrero y sindicalista. La facción progresista del peronismo se agrupó en los partidos Frente Grande (FG) de Carlos Álvarez y Política Abierta para la Integridad Social (PAIS) de José Octavio Bordón, que junto a las facciones del Partido Socialista y otras fuerzas de carácter similar establecieron el Frente País Solidario (FREPASO), para disputar las elecciones venideras, representando el primer peligro serio para el bipartidismo histórico justicialista-radical.[5]

Después de la reforma constitucional de 1994, que le permitió a Menem acceder a la reelección presidencial por un período de cuatro años (hasta entonces, el mandato era de seis años y no se permitía la reelección inmediata), se produjo un punto de inflexión en el escenario electoral argentino. Para las elecciones presidenciales y legislativas de 1995, el principal partido de la oposición, la Unión Cívica Radical (UCR), que era además el partido político más antiguo vigente en todo el país (fundado en 1891), se vio sumamente debilitada debido al caos económico y político con el que su presidente, Raúl Alfonsín había finalizado su gobierno (1983-1989), y al trato entre Menem y Alfonsín para que se realizara la reforma constitucional, conocido como Pacto de Olivos. Este clima generó que Menem resultara reelecto aplastantemente con el 49.94% de los votos, contra el 29.30% de Bordón, candidato presidencial del FREPASO, y el 16.99% de Horacio Massaccesi, de la UCR.[5][6]

El plano legislativo se vio fragmentado por el contrapeso mutuo entre el FREPASO y la UCR. Al mismo tiempo que Menem resultaba reelegido, el PJ logró la mayoría absoluta en ambas cámaras del Congreso de la Nación, primera vez que un oficialismo lograba esto desde 1973. La UCR logró conservar el segundo lugar por poco más de un punto porcentual contra el FREPASO. Si bien el FREPASO logró arrebatar el segundo lugar a la UCR en los comicios presidenciales o bien lograr la victoria en varios de los grandes centros urbanos, como la Capital Federal (territorio de hegemonía radical desde la democratización) o el bastión socialista de Rosario, no pudo contrarrestar el monopolio del voto opositor al peronismo del que gozaba la UCR en las provincias del extremo norte y del centro/sur del país, o recortar sus hegemonías provinciales en Río Negro, Córdoba, Chubut, Chaco, y Catamarca.

Menem inició su segundo mandato el 8 de julio de 1995, con una extensión del mismo debido a una cláusula de la reforma hasta el 10 de diciembre de 1999. A partir de entonces, la oposición al gobierno comenzó a crecer ampliamente debido a los nuevos escándalos de corrupción, denunciados por el ministro de Economía y responsable de la Ley de Convertibilidad, Domingo Cavallo, quien fuera retirado de su cargo a mediados de 1996.[7][8] A partir de ese año, la situación económica, factor del que dependía casi en su totalidad la hegemonía justicialista, comenzó un ligero declive. Sin embargo, el país todavía se encontraba bajo una atmósfera relativamente próspera (la recesión económica que generaría el fin de la Convertibilidad y la crisis de 2001 no empezaría a gestarse hasta 1998), por lo que el descenso notorio de la popularidad del presidente se debió más a los escándalos de corrupción y al alto desempleo.

. . . Elecciones legislativas de Argentina de 1997 . . .

Este artículo se emite desde el sitio web Wikipedia. El artículo original puede estar un poco acortado o modificado. Es posible que se hayan modificado algunos enlaces. El texto tiene licencia de “Creative Commons – Attribution – Sharealike” [1] y parte del texto también se puede obtener bajo los términos de la “Licencia de documentación libre GNU” [2]. Se pueden aplicar términos adicionales para los archivos multimedia. Al utilizar este sitio, acepta nuestras páginas legales. Enlaces web: [1] [2]

. . . Elecciones legislativas de Argentina de 1997 . . .

Back To Top